Fauna de Costa Rica: 6 paraísos faunísticos en el laboratorio viviente

El cajón de sastre del planeta Tierra. Las piezas del rompecabezas que sobraban. Eso es Costa Rica, un país que alberga en torno al 4% de la biodiversidad mundial. Lo que quiere decir que si viajas allí encontrarás más variedad de animales y plantas que en cualquier otra parte del mundo.

La pluralidad de ecosistemas diferentes con los que cuenta hace que el viajero que llega a Costa Rica sienta que no visita un país sino varios. Además, con una cuarta parte del territorio protegido, este país ha sido pionero internacional en actividades de ecoturismo.

Entre las más demandadas, están la visita a los volcanes de Costa Rica y las rutas para ver fauna salvaje. A este respecto, es casi imposible conocer las decenas de miles de especies que lo pueblan, pero Nattule te dice dónde encontrar aquellas que más se ajustan a tus preferencias.

Fauna de Costa Rica: Una visita a través de sus espacios naturales

Te proponemos seis espacios naturales de Costa Rica para visitar según tus gustos faunísticos.

1. Reptiles en Tortuguero

Hasta 5 especies de tortugas marinas pueden encontrarse en las playas de Costa Rica. En el Parque Nacional Santa Rosa, al norte del país, arriban cada año miles de tortugas oliváceas para desovar entre julio y noviembre.

Con todo, el viajero enamorado de las tortugas prefiere, como está mandado, Tortuguero.

Situado en la costa caribeña, unos 80 kilómetros al norte de la ciudad de Limón, el Parque Nacional de Tortuguero es uno de los destinos de ecoturismo más populares de Costa Rica. Tortuguero está considerado una de las zonas más húmedas del país y entre sus ríos, canales y lagunas pueden encontrarse multitud de especies animales. Destacan los reptiles, con diferentes especies de cocodrilos, lagartos, y tortugas terrestres y marinas.

Exuberante naturaleza virgen en TortugueroExuberante naturaleza virgen en Tortuguero

Puedes llegar a Tortuguero por agua o por aire. Si te decides por la avioneta, hay vuelos que salen de San José todas las mañanas y tardan aproximadamente 30 minutos en alcanzar su destino.

La opción de la lancha o el bote es más atractiva porque te permite disfrutar de los canales y lagunas que atraviesan el Parque. Para coger la lancha debes llegar primero en autobús hasta Moín. Otra opción es coger un bote en La Geist o La Pavona. Puedes acceder a estas poblaciones en transporte público desde Cariari.

La lancha es la mejor forma de llegar al ParqueLa lancha es la mejor forma de llegar al Parque

Las visitas nocturnas que se realizan para observar el desove de las tortugas son uno de los mayores atractivos de este Parque. Es importante informarse bien sobre la disponibilidad, puesto que esta actividad suele estar restringida a un número determinado de personas. Podrás presenciar como la tortuga excava su nido, deposita los huevos y lo vuelve a tapar antes de regresar al mar. Esto se realiza en completa oscuridad y no se permiten cámaras fotográficas ni de vídeo, para no molestar al animal.

Ejemplar de tortuga verde en el litoral de TortugueroEjemplar de tortuga verde en el litoral de Tortuguero

Para decidir cuándo ir a Tortuguero puedes tomar como referencia las épocas de desove de las tortugas. La más popular, la tortuga verde, lo hace entre julio y octubre. La laúd, de marzo a junio; y la carey, entre mayo y octubre.

2. Grandes mamíferos en Corcovado

El jaguar ocupa un lugar predilecto en la lista de deseos de los visitantes que llegan atraídos por la fauna de Costa Rica.

La caza ilegal y la destrucción de su hábitat han puesto en peligro a este felino, el más grande de América, del que ahora se estima que solo quedan unos 500 ejemplares en Costa Rica. Como además es un animal tímido y experto en camuflaje, verlo no resulta una tarea fácil. Pero tampoco imposible.

El Parque Nacional de Corcovado es posiblemente uno de los mejores lugares donde puedes consagrarte a esta misión. Localizado en la península de Osa, esquina suroeste del país, National Geographic lo calificó como el lugar más intenso del planeta desde el punto de vista biológico.

La selva y el mar se encuentran en CorcovadoLa selva y el mar se encuentran en Corcovado

Además de para el jaguar, Corcovado es hábitat de otros grandes mamíferos como el tapir de Baird, el perezoso o el oso hormiguero gigante.

Puedes entrar a Corcovado por Puerto Jiménez, si tomas un vuelo directo en San José, o por Bahía Drake, si coges un bote en Sierpe. En el Parque hay 4 puestos de guardabosques estratégicamente ubicados y unidos por senderos con los que se puede recorrer esta zona en su totalidad. Es importante que te informes bien acerca de las mareas, pues si está alta algunos de estos caminos pueden resultar impracticables.

El rey de Costa Rica: el jaguarEl rey de Costa Rica: el jaguar

En los alrededores de la laguna de Corcovado, justo en el centro del Parque Nacional, es relativamente fácil observar tapires que se acercan a beber y refrescarse. Para encontrarte con el jaguar es mejor opción realizar una ruta en barco por alguno de los ríos que atraviesan el Parque. Quizá lo atisbes mientras descansa en las orillas.

Un tímido tapir en la selva de CorcovadoUn tímido tapir en la selva de Corcovado

Para visitar Corcovado, lo mejor es hacerlo entre enero y abril, cuando recibe la menor cantidad de lluvias.

El felino más grande de España es el lince ibérico. ¿Quieres verlo? Apúntate en esta actividad para observar al lince ibérico en Andújar.

3. Cetáceos en Ballena y Bahía Drake

Si te emocionó Liberad a Willy te emocionará Costa Rica. Gracias a los flujos migratorios de las ballenas que pasan por sus costas, en este país las temporadas de avistamiento de cetáceos son de las más largas del mundo.

Calma y luz en la costa de Bahía Drake, península de OsaCalma y luz en la costa de Bahía Drake, península de Osa

La península de Osa, en la parte sur de la costa pacífica, es destino de la migración de la ballena jorobada dos veces al año. La especie llega desde el norte entre los meses de julio y noviembre, y desde el hemisferio sur entre diciembre y marzo.

Además, desde las playas de Bahía Drake pueden observarse en ocasiones ballenas piloto, ballenas de Bryde, falsas orcas y hasta tres variedades locales de delfines.

Las magníficas ballenas jorobadasLas magníficas ballenas jorobadas

Otro lugar de referencia para la observación de cetáceos es el Parque Nacional Marino Ballena, que se extiende desde la desembocadura del río Uvita hasta la punta de Peñuelas y abarca más de 5.000 hectáreas marinas.

Desde allí, puedes realizar un paseo en barco para avistar ballenas y visitar algunos de los puntos más emblemáticos del Parque. Como el tómbolo de Punta Uvita, una formación natural de roca y arena que tiene precisamente la forma de una cola de ballena.

Playas infinitas en el Parque Nacional Marino BallenaPlayas infinitas en el Parque Nacional Marino Ballena

El acceso al Parque Nacional Marino Ballena es fácil. Se puede llegar directamente por carretera, en coche o autobús, desde San José, Quepos o San Isidro.

Más cerca de nuestra geografía, las islas Azores son uno de los mejores lugares para ver cetáceos. Descúbrelo con esta actividad de observación de cetáceos en Portugal.

4. Aves en Palo Verde

Palo Verde es un santuario para los enamorados de las aves.

Este Parque Nacional se encuentra situado entre los ríos Tempisque y Bebedero, al noroeste de Costa Rica, justo donde la península de Nicoya se une al resto del país.

La confluencia de agua dulce y salada en la desembocadura de los ríos hace que allí se dé un entorno conocido popularmente como Las Bajuras. En estos humedales se congregan durante la estación seca multitud de aves migratorias, como cigüeñas, jabirúes, ibis y espátulas.

Grupo de jabirúes en el río TempisqueGrupo de jabirúes en el río Tempisque

Distribuida por toda el área hay una amplia red de miradores y senderos que puedes recorrer a pie o en bicicleta (las puedes alquilar allí mismo) para llegar a las zonas más atractivas del Parque.

Uno de estos puntos clave es la laguna de Palo Verde, donde se registra la mayor concentración de aves. Al amanecer o al atardecer puedes observar varios tipos de garzas y garcetas, patos y jacanas.

Por otra parte, la Isla de los Pájaros, situada dentro del río Tempisque, alberga una curiosa combinación de aves migratorias y locales. Entre ellas puedes encontrar algunas especies exóticas como tucanes y guacamayos.

Un colorido guacamayo observa desde el árbolUn colorido guacamayo observa desde el árbol

Hay varias formas de acceder a Palo Verde. Desde San José, en coche, tienes que coger la carretera Interamericana hasta Bagaces y allí continuar hacia el sur alrededor de 20 kilómetros hasta la entrada del Parque.

Si no te apetece conducir, puedes coger un vuelo en San José que te lleve a Liberia y desde allí terminar el viaje en taxi o autobús. La última opción es embarcar en el puerto de Humo, en la península de Nicoya, y adentrarte en el Parque Nacional en bote a través del río Tempisque.

El río Tempisque a su paso por Palo VerdeEl río Tempisque a su paso por Palo Verde

Aunque es posible visitar Palo Verde durante todo el año, debes tener en cuenta que en la época de lluvia tendrás que cambiar el coche por un todoterreno y que algunos senderos pueden resultar difíciles de transitar. Además, suele ser más fácil divisar la fauna durante la estación seca, ya que hay menos vegetación que obstaculice la visión.

5. Primates en Manuel Antonio

De las cuatro clases de monos que existen en Costa Rica, 3 las podrás encontrar en Manuel Antonio.

Este Parque Nacional es uno de los más visitados del país gracias a su fácil acceso, al buen acondicionamiento de sus senderos y, sobre todo, a la variedad de vida salvaje que cobija. El mono ardilla, el aullador y el capuchino comparten este hábitat con otras especies animales como mapaches, pelícanos o perezosos.

La belleza salvaje del Parque Nacional Manuel AntonioLa belleza salvaje del Parque Nacional Manuel Antonio

Los guías que te orientarán por el Parque conocen las mejores ubicaciones para encontrar a las tropas de monos, que nunca viajan solos. Sus grupos pueden llegar a tener entre 20 y 60 miembros en función de la especie. Protege bien la comida que lleves encima, pues los pequeños primates pueden encontrar apetitosa tu fruta e, incluso, tu bocadillo.

Recorrer los senderos de El Perezoso o Punta Catedral por el interior del Parque Nacional o disfrutar de cualquiera de sus paradisíacas playas son algunas de las posibilidades que te ofrece este lugar. En la playa de Manuel Antonio podrás ver a los monos capuchinos y a los mapaches acercarse a curiosear las mochilas de los visitantes.

Mono capuchino, Fauna de Costa RicaMono capuchino, una de las tres especies del Parque

La entrada al Parque Nacional se encuentra a solo 7 kilómetros de la agraciada ciudad de Quepos, en la provincia de Puntarenas, en la costa pacífica. Si te alojas en San José, puedes conducir o coger un autobús que te lleve por la carretera Pacífica y luego la Costanera, a lo largo de 170 kilómetros. O, lo que es lo mismo, a lo largo de 3 horas de viaje.

Es recomendable comenzar la visita lo más temprano posible para evitar las aglomeraciones de turistas.

6. Vida submarina en Isla del Caño y Gandoca-Manzanillo

Si en tierra, Costa Rica es un hervidero de vida y naturaleza virgen, bajo el mar, donde su extensión llega a ser 10 veces mayor, no podía ser menos. Los fondos oceánicos de este país cuentan con 10 espacios protegidos y una fauna marina desbordante. A uno y otro lado de la región puedes encontrar lugares increíbles en los que sumergirte

Por un lado, la costa pacífica de Costa Rica se cuenta entre los 5 mejores lugares para bucear de todo el planeta. En ella, situada a 15 kilómetros al oeste de la península de Osa, se encuentra la isla del Caño. La vida en esta Reserva Biológica es escasa en la superficie, pero espectacular bajo el agua.

Acantilados y espuma de mar en la isla del CañoAcantilados y espuma de mar en la isla del Caño

La isla está rodeada por uno de los arrecifes de coral mejor conservados de toda Costa Rica. Allí se dan cita multitud de especies de peces tropicales, moluscos, crustáceos y escualos. El capataz de los corales es el tiburón de arrecife de punta blanca, fácilmente reconocible por la marca de sus aletas dorsal y caudal.

Este es el territorio del tiburón de punta blancaEste es el territorio del tiburón de punta blanca

Para llegar se debe reservar pasaje en un bote desde Sierpe, Puerto Jiménez o Bahía Drake. El viaje te llevará unos 45 minutos y se disfruta casi tanto como el destino. Durante el mismo podrás presenciar ballenas y grupos de delfines cercanos a la bahía.

En la costa contraria, a orillas del Caribe, se encuentra el Refugio de Vida Silvestre Gandoca-Manzanillo, otro lugar digno de mención para los buceadores. En su arrecife de 5 kilómetros cuadrados podrás observar 2 especies de coral que no encontrarás en ningún otro arrecife de Costa Rica. Además, allí conviven hasta 600 especies diferentes de moluscos.

En los alrededores verás también distintos tipos de peces, delfines, tortugas marinas e incluso manatíes, símbolo de la fauna marina de Costa Rica.

Fondos marinos llenos de vida Fauna de Costa RicaFondos marinos llenos de vida en Costa Rica

Este Refugio se encuentra justo en el límite de la frontera con Panamá, a unos 70 kilómetros al sur de la ciudad de Limón.

Si quieres conocer también el interior, en los meses considerados secos (entre diciembre y abril) es cuando conviene visitarlo.

Pero no hace falta irse tan lejos para encontrar especies únicas bajo la superficie del mar. Podrás hacerlo también con esta salida de buceo en la Costa Tropical de España.


Puede que una vaca suiza sea tan importante como una ballena jorobada, pero hay más alegría en un chapoteo que en un prado. Tenlo en cuenta a la hora de viajar. Si has decidido ser feliz tienes que hacer escala en San José. Costa Rica no es un país, es una emoción.





Hay 8 comentarios

Añadir
  1. 8
    Lola

    Sin palabras! Para aquellos que amamos la naturaleza, y que además la estudiamos, es un orgullo encontrar post tan fantásticos como éste 🙂 Enhorabuena Julia, os seguiré de cerca!!

Hay 1 comentario