Un paseo por Lisboa: la ciudad de los miradores

Una vez en Portugal, es fácil enamorarse de alguna de sus preciosas ciudades. En el caso de este viaje, te proponemos un pequeño recorrido por la capital portuguesa: Lisboa.

Desde Sevilla nos adentraremos en el Algarve y seguiremos hasta Lisboa hasta llegar a Oporto. Cada uno de estos lugares tienen sus propios encantos y lo hacen perfecto para un circuito programado de España & Portugal de 12 días. Todo depende del tiempo que le puedas dedicar a cada sitio.

Lisboa para los más cosmopolitas, el Algarve para relajarte mirando el mar y disfrutando de una de las costas con más encanto de la península. Oporto es pura tradición, conocerás una de las ciudades más encantadoras de la península, donde el vino destaca por encima de todo.

Así que, continuando nuestro viaje anterior, donde ya se veía por encima Lisboa, empezaremos conociendo todos los rincones de la ciudad más grande de Portugal.

LISBOA

Situada en la desembocadura del río Tajo, Lisboa, es una de las capitales europeas que mejor clima tienen. Con su clima mediterráneo abarca temperaturas que no superan los 30 grados en verano y que casi nunca descienden más de los 5 grados en invierno. Eso sí, lluvias tienen para rato.

También conocida como la ciudad de las siete colinas, es la ciudad ideal en la que pasar un fin de semana sin mucha complicación, ya que el acceso a la ciudad desde España es bastante sencillo.

Para hacerte una idea de la ciudad en general, lo mejor es visitar primero los miradores. Empezando con el de Portas do Sol por el que verás una panorámica del barrio de La Alfama o el que está a su lado, el mirador de Santa Luzia que cuenta con un jardín precioso con azulejos. Otros como Da Graça, o el de San Pedro de Alcántara podrás ver el Castillo de San Jorge y el centro de Lisboa.

Pero si hablamos de miradores, debes subir al Elevador de Santa Justa. Es un ascensor de 45 metros que enlaza el Barrio Alto con La Baixa y que te da una vista general de la ciudad bastante amplia. Puedes cogerlo todos los días de 7:00 a 23:00h, pero de noviembre a abril cierra una hora antes, a las 22:00h. La imagen mental de Lisboa en general, lo primero que se debería conocer es el barrio de La Alfama. Es el lugar perfecto para callejear y descubrir cómo es verdaderamente la ciudad sin necesidad de mapa, ya que es realmente como un laberinto. Se sitúa entre el castillo de San Jorge y la orilla del Tajo. Allí encontrarás rincones llenos de encanto y restaurantes típicos donde comer un buen plato de bacalao típico de Portugal.

Como he mencionado, otro lugar que te encantará visitar es el castillo de San Jorge del siglo V. En él puedes pasear por unos hermosos jardines y contemplar una de las mejores vistas con un periscopio de Da Vinci. Este castillo es visitable de 9:00 a 21:00h todos los días, menos en invierno que cierran a las 18:00h. 

Si vas caminando por la ciudad, tarde o temprano acabarás en la Catedral de Lisboa (Sé de Lisboa). Datado del siglo XII es uno de los monumentos imprescindibles de la capital portuguesa. Aunque si quieres maravillarte, el Convento Do Carmo que, aunque esté en ruinas desde un terremoto en 1755, tiene como tejado el cielo y una estructura en piedra que te dejará sin habla. Hay que tener en cuenta que el domingo lo cierran, por lo que mejor visitarla otro día de la semana.

Saliendo del Convento Do Carmo, puedes pasear por Chiado, situado entre los barrios La Baixa y Barrio Alto. Un barrio bohemio y tranquilo para pasear relajados mirando las tiendecitas como la Livraria Bertrand, que se considera la librería más antigua del mundo.

Pero si quieres ir a hacer una sesión de fotos estupenda, para eso tienes el tranvía histórico de color amarillo número 28 de madera. Es todo un símbolo para la ciudad y bastante célebre. Si subes te llevará por las colinas hasta la torre de Belém, a el castillo de San Jorge o el fantástico monasterio de los Jerónimos, por ejemplo.

Para finalizar y llevarnos de recuerdo, hay que pasar por la Pastelería o Pastéis de Belém, que hornean desde 1837 los famosos pastéis de Belém con la receta secreta del monasterio. Pensadlo muy bien si queréis regalar algunos o llevarlos a vuestra casa. Lo sé, es una decisión difícil.

También hay que decir que Lisboa no es solo ciudad, también es naturaleza. Cerca de la ciudad de Lisboa y cruzando el río Tajo, se encuentra la Reserva Natural del Estuario del Tajo. En ella se encuentran miles de aves acuáticas, destacando los flamencos. Una gran forma de llegar a ver esta reserva es en lancha desde la propia ciudad de Lisboa. Prepara tus prismáticos para avistar garzas, espátulas y otras hermosas aves.

Otro rincón verde de Lisboa es la Región del Oeste, que se encuentra al norte de la ciudad. Es perfecto para disfrutar del mar sin la masificación típica de las costas de Portugal. Y si en vez de mar, buscas tierra, la sierra más cercana es la del Parque Natural de Sintra-Cascais, a media hora en bus.




Hay 1 comentario

Añadir