Dónde ver al quebrantahuesos en España

La mala fama de los buitres no es merecida ni está justificada. A estas grandes aves carroñeras se las sigue mirando con reparo; a pesar de que ya hace tiempo que también cuentan en España con numerosos defensores. Entre todas ellas, el quebrantahuesos es especialmente curioso por sus hábitos alimentarios.

Y es que su nombre no deja espacio a la imaginación. Esta especie de buitre se alimenta dejando caer los huesos que encuentra sobre las rocas desde gran altura, para poder partirlos e ingerir su interior.

Hasta hace poco más de medio siglo, observar al quebrantahuesos en España era posible en varias partes de nuestra geografía. Reconocerlo era sencillo si prestabas atención. Con una envergadura de casi tres metros, cola en forma de rombo y plumaje en todos pardos. Destaca, sobre todo, por el “antifaz” negro de su rostro que acaba en una barba bajo el pico.

Hoy en día, verlo no es tan fácil, pero tampoco imposible; teniendo en cuenta que España es su principal reducto poblacional. Numerosas asociaciones y proyectos de recuperación hacen frente a las principales amenazas del quebrantahuesos (la caza, sobre todo) para que los amantes de las actividades de ecoturismo podamos seguir disfrutando de su vuelo en las sierras españolas.

¿Quieres saber dónde? Te lo contamos a continuación.

El quebrantahuesos en los Pirineos

Pese a los esfuerzos por garantizar su conservación, el número de quebrantahuesos en Europa aún es escaso. De ellos, la gran mayoría habita en España, fundamentalmente en los Pirineos. La visión de su silueta sobrevolando los grandes riscos de esta cordillera es una de las imágenes más sobrecogedoras de la fauna en España.

El mayor núcleo de población se encuentra en el Pirineo Central, en la provincia de Huesca. Allí, podrás verlo en diversos parques y espacios protegidos como en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, en el Parque Natural de los Cañones y la Sierra de Guara, o en la zona de Los Valles. Para contar con más probabilidades de avistarlo, lo mejor es unirte a un guía local que te lleve por las mejores zonas para la observación del quebrantahuesos en el pirineo oscense.

Además, desde la zona central del Pirineo, se produjeron procesos de recolonización en las sierras Vasco-Navarras y en el Pirineo catalán. Hoy en día, es incluso posible ver al quebrantahuesos en la Sierra de Boumort, situada en el Pre-Pirineo.

El quebrantahuesos en la Cordillera Cantábrica

Estos mismos procesos de reintroducción se produjeron también en la Cordillera Cantábrica, donde el quebrantahuesos llevaba extinto desde mediados del siglo XX. Sesenta años después, la especie vuelve a establecerse en los Picos de Europa, en la zona central de la cordillera.

A principios de febrero de este año (2018), se tuvo noticia de que una pareja reproductora había puesto huevos y los estaba incubando. La hembra, llamada Deva, había sido cedida por el gobierno aragonés y liberada en 2011 como parte del Proyecto Europeo Life + Red Quebrantahuesos.

Hasta ahora, el éxito del proyecto había sido bajo. Pero con suerte, a partir de ahora podrás ver algún nuevo ejemplar sobrevolar la zona. Curiosamente, en el mismo año en que los Picos de Europa cumplen su centenario como Parque Nacional. ¿Casualidad o habrá sido un regalo de cumpleaños de la madre naturaleza?

El quebrantahuesos en Cazorla, Segura y las Villas

El quebrantahuesos en Andalucía también llegó a su extinción debido a la caza furtiva, el expolio de sus huevos o el uso de veneno. Si tuviste la suerte de ver alguno hace años tuvo que ser antes de 1986. Diez años después empezaron los planes de reintroducción; aunque, de nuevo, costó alcanzar el éxito.

No se consiguió introducir con éxito al quebrantahuesos en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas hasta 2006. Y ya en 2015, se obtuvo una noticia esperanzadora: el quebrantahuesos volvía a reproducirse en libertad en Andalucía.

Hoy en día, es la fundación Gypaetus la que se encarga de la cría en cautividad esta especie en el Parque Natural. Y últimamente las cosas marchan bien. En 2017 logaron sacar adelante a siete polluelos. A los 90 días, las crías están listas para volar solas y son liberadas en estas sierras, así como en otros espacios europeos.

Ahora puedes volver a disfrutar de esta especie en libertad realizando una jornada de birdwatching para ver al quebrantahuesos en Cazorla, Segura y las Villas.

El quebrantahuesos en la Sierra de Alcaraz y del Segura

Los quebrantahuesos que habitan en Albacete llegan allí desde las sierras de Jaén; pues el punto en el que se libera a los ejemplares del programa de reintroducción en Andalucía se encuentra muy cerca de la provincia vecina.

Desde que el proyecto comenzó, se han liberado unos 50 quebrantahuesos. Gracias a los GPS con los que van equipados, pueden conocerse los movimientos de las aves. Por ello, se sabe que algunos individuos se mueven por estas sierras. Aunque aún no se tiene constancia de que ninguno se haya reproducido allí, solo es cuestión de tiempo.

En febrero de 2018, por ejemplo, se contaron 10 ejemplares sobrevolando Albacete. Aunque teniendo en cuenta que algunos GPS dejan de funcionar, puede haber más. Esto convierte a la Sierra de Alcaraz y del Segura en el cuarto enclave para observar al quebrantahuesos en España.

Dentro de esta sierra, uno de los espacios predilectos por la especie es el Parque Natural de los Calares del Mundo y la Sima. Así que es fácil que veas al quebrantahuesos durante una jornada de birding por el Hueco de Tus, en Yeste.

La labor de asociaciones como Gypaetus ha mejorado mucho la situación del quebrantahuesos en España. Aunque aún queda trabajo por hacer. Al menos, ya puedes volver a ver en varios puntos de nuestra geografía la oscura silueta del “pájaro dragón” volando sobre tu cabeza. ¿Sigues sintiendo animadversión por los buitres? No lo creo. Como siempre, la clave para amar a una especie está en conocerla. Nos alegramos de haberos presentado.

Categorías



Hay 1 comentario

Añadir