Senderismo en Castellón: la provincia de los mil paisajes

Con un nombre tan poético como Costa del Azahar no es de extrañar que el turismo en Castellón se concentre en sus playas. Localidades como Peñíscola, Benicasim o Benicarló son suficientes para el turista de toalla y sombrilla; pero no para ti. Menos mal que Castellón no es solo eso.

En la misma costa encontrarás, además de las consabidas playas, espacios naturales impresionantes, como el de las Islas Columbretes. Y si eres más de montaña, no hay problema. Esta es la segunda provincia más montañosa de España y, por tanto, las posibilidades para disfrutar del senderismo en Castellón son muchas.

Recorriendo a pie la provincia disfrutarás de sus Parques Naturales (la Sierra de Espadán, el Desierto de Las Palmas y Prat de Cabanes-Torreblanca), conocerás bonitos pueblos custodiados por castillos o a los olivos más ancianos de la zona. Cualquier opción es buena para escapar de las muchedumbres playeras y dedicar un día a las actividades en la naturaleza.

Más de 140 senderos homologados se encuentran en la provincia; además de otros tantos sin catalogar en todos los municipios. Si quieres hacer senderismo en Castellón no valen las excusas. ¿Dejamos la sombrilla para otro momento? Te contamos por dónde puedes empezar a andar.

Los acantilados de la Sierra de Irta

Al norte de la provincia, el Parque Natural de la Sierra de Irta es una mezcla asombrosa entre mar y montaña. Una zona prácticamente virgen (pues nunca ha habido asentamientos humanos importantes) donde disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor. A lo largo de 15 kilómetros, numerosos senderos invitan a conocer sus calas y acantilados, y una impresionante biodiversidad.

La ruta que serpentea a lo largo de la costa te acerca el olor y hasta el sabor del mar. Las vistas, además, son impresionantes, llegando atisbar incluso las islas Columbretes. Y es que el senderismo interpretativo en la Sierra de Irta demanda disfrutar con los cinco sentidos.

El camino pasa por la Torre Badum, antigua atalaya defensiva contra piratas, y recorre pequeñas calas de aguas color turquesa. Una ruta prefecta para toda la familia donde combinar  historia, naturaleza, luz y color.

Senderismo Castellón
© Itinerantur

Los bosques de olivos en el Maestrazgo

También al norte de la provincia, la comarca del Maestrazgo es una tierra rica en tradiciones donde la cultura del olivo tiene un gran peso. A lo largo de la historia, han aprovechado al máximo la orografía del terreno. A pesar de ser principalmente rocoso, su patrimonio en olivos es impresionante.

Sin embargo, como viene siendo habitual, no es la cantidad sino la calidad lo importante. Y es que muchos de esos olivos tienen miles de años de antigüedad, literalmente. Realizando una ruta entre olivos milenarios, encontraras algunos ejemplares tan grandes que harán falta tres personas para rodearlos.

¿No te lo crees? Compruébalo haciendo la ruta circular que parte de Canet lo Roig, de unos 8 kilómetros y muy accesible.  Pasarás por la ermita de Santa Isabel, la noria de la Sénia de Marimón y llegarás al Olivo del Xano, el más antiguo del lugar.

Senderismo Castellon
© Itinerantur

El nacimiento del río Palancia

Otra ruta de senderismo en Castellón ideal para realizar en familia es la que lleva al nacimiento del río Palancia. Nos encontramos ahora en el sur de Castellón, en una zona de montaña y plena naturaleza. Barrancos, ríos y grutas marcan aquí el paisaje; salpicado por algún vestigio histórico, como el acueducto romano de Los Arcos.

Partiendo de la localidad de Bejís, la ruta de senderismo por el río Palancia suma 8 kilómetros de recorrido a través de bosques y cascadas. Pasarás por el barranco del resinero y por la Microreserva de flora del Estrecho del Cascajar. Finalmente, llegarás al nacimiento, donde el agua brota a través de una gran roca sobre el mismo suelo.

A la vuelta, puedes desviarte un poco para llegar al Molinar; un antiguo poblado reconstruido en el que encontrarás, además, algunas opciones para refrescarte.

Senderismo Castellon río Palancia
© Itinerantur

Los humedales del Prat de Cabanes-Torreblanca

Algo más larga, aunque igual de sencilla, es la ruta que atraviesa el Parque Natural del Prat de Cabanes-Torreblanca. Este humedal es una prueba más de que los escenarios en los que hacer senderismo en Castellón son muy diversos.

Ni acantilados, ni fuentes, ni olivos; aquí lo que encontrarás son 900 hectáreas de cañaverales y lagunas separados del mar por un cordón de arena y cantos rodados. Lo mejor, además, es la posibilidad de disfrutar de otra actividad mientras caminas, el birdwatching, ya que pasarás por diversas microreservas de fauna.

Para realizar la ruta de senderismo por Prat de Cabanes-Torreblanca es recomendable llevar botas impermeables; pues, tras unos cuantos kilómetros de camino de tierra tendrás que adentrarte en zona pantanosa.

Senderismo Castellon Birdwatching
© Itinerantur

El castillo de Aín en la Sierra de Espadán

El Parque Natural más meridional de Castellón es la Sierra de Espadán. Allí puede hacerse una pequeña ruta de senderismo que parte desde la localidad de Aín y lleva hasta el castillo del mismo nombre. Enclavado en un fértil, rodeado por montes de pinos y alcornoques, esta ruta te dará una nueva perspectiva de la naturaleza en Castellón.

Conviene empezar el paseo en el mismo pueblo, para disfrutar también de la arquitectura popular. Desde la plaza del ayuntamiento podéis llegar hasta el calvario, donde comienza la ruta. Allí veréis un cartel que marca la ruta de senderismo al castillo; aunque antes pasareis por el Molino del Arco, que hoy funciona como casa rural.

Aunque ahora no lo parezca, este castillo fue una de las principales fortalezas defensivas de los moriscos rebeldes de Ahín durante el siglo XVI. Tras la lección de historia aprendida, podéis modificar la vuelta para pasar por la Fuente de San Ambrosío, una de las muchas del municipio, donde encontraréis un merendero en el que descansar y reponer fuerzas.

Senderismo Castellon castillo Aín
© Itinerantur

Hacer senderismo en Castellón es visitar mil paisajes en una sola provincia. Bosques, acantilados, campos, lagunas y ríos. De este a oeste y de norte a sur, la variedad de paisajes es tal que te preguntarás si no has salido sin querer de la frontera. Teniendo tanto donde elegir, ¿por qué quedarse en la playa?

 




Hay 2 comentarios

Añadir

Hay 1 comentario