Turismo de naturaleza: la droga natural contra el COVID-19

Venimos escuchando por parte del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC), que ha trabajado junto a la Organización Mundial de la Salud (OMS), dejando entrever una serie de protocolos globales para el grueso de la industria del turismo.

Estos protocolos ponen las bases de las medidas que los empresarios turísticos deben llevar a cabo en los próximos meses – años – para recibir turistas, normalmente en espacios cerrados como hoteles, aviones o autobuses.

Sin embargo, para el sector del ecoturismo, parece que todo se va a hacer más llevadero. No nos pueden exigir tanto, ya que de forma “natural”, nuestro turismo sostenible cuenta con las medidas necesarias para evitar lo que se trata de EVITAR:

Carga viral

Se trata de aquello de “cuantos más virus hay a dentro de mí, será más probable que yo te lo transmita a ti». Esto es muy sencillo, si nos metemos en una habitación donde hay un enjambre de abejas, seguramente alguna de las miles de abejas del enjambre acabe picándome. En cambio, si estoy en un campo abierto de lavanda, donde aun habiendo abejas rondando por allí, el riesgo de que una me pique es 0 entre 1 millón. Estaremos al aire libre, con gente probablemente sana o, en el peor de los casos, con una carga viral pequeña, y con mascarillas puestas. Aquí el riesgo de contagio será mínimo, el mismo que en el campo de lavandas.

https://instagram.com/p/B-AdZqcIeHB/

Mascarillas y desinfectante de manos (hands sanitizer)

No hay nada como ir al campo y tener la seguridad de que todos los participantes/personas que están a tu alrededor tendrán sus mascarillas bien colocaditas y sus manos limpias. Es todo lo que necesitas.
Un ambiente soleado, como Trump nos aconsejó, abierto y protegido de aerosoles que transportan gérmenes. Todo un seguro de vida.

https://www.instagram.com/p/CASqqzJAf-a/

Aglomeraciones

No hay nada como la libertad del campo y el espacio infinito con el que contamos en los espacios naturales, es el llamado “distanciamiento natural”. Aquí nada ni nadie podrá decir que no hay espacio para darnos dos metros de distancia entre los participantes. ¡Lo tienes bien fácil!

“Droga natural”

Está más que probado que el campo libera endorfinas. Nuestro cuerpo tiene mecanismos de defensa frente al estrés. Estas sustancias químicas que transmiten señales eléctricas a través del sistema nervioso, tienen un funcionamiento parecido a los opiáceos.

Son una especie de “botiquín de alivio” que se utiliza cuando se produce una situación tensa.

El truco consiste en fomentar su explosión en tu cerebro para ver el mundo con ojos más positivos y mejorar así tu sistema inmunológico del maldito COVID-19.

Qué hacer entonces

Con las cosas claras por nuestra parte, hace falta que el gobierno nos guíe como pastor de un rebaño de ovejas. La información es poder y la tenemos para pensar por nosotros mismos.

Decide qué experiencia en la naturaleza es la que más te interesa para salir este verano a liberar endorfinas sin parar.

Tags



Hay 1 comentario

Añadir