Aventura en Marruecos: un sinfín de opciones entre el mar y el desierto

A tan solo 14 kilómetros de nuestras costas se abre un verdadero paraíso para la aventura en Marruecos. Nuestro vecino del sur es un país tan diferente y enigmático que a veces olvidamos que lo tenemos tan cerca, simplemente cruzando el Estrecho de Gibraltar.

Su posición clave entre África y Europa, y una historia mezcla de diferentes culturas, han hecho de él un país de contrastes. Lo verás si dedicas unos días a recorrer sus ciudades, pero también en todas las posibles actividades en la naturaleza que ofrece. Costa, montaña y desierto atraen cada vez con mayor frecuencia a multitud de amantes de la aventura en Marruecos.

Desde las grandes montañas del Alto Atlas, al norte, a las áridas mesetas del sur, toma nota de las 6 experiencias que te proponemos para sacar el máximo partido a este país de ensueño.

Sumergirse en la cultura local

La mejor forma de conocer un país es zambullirse en su cultura.

Puede que hayas leído en la guía sobre la costumbre de regatear en el mercado. ¿Por qué no adentrase en los callejones de Marrakech e intentarlo? Si no se te da muy bien, te acabarás llevando a casa una alfombra más cara de lo normal. Pero la experiencia no tendrá precio.

O a lo mejor te gustaría probar un auténtico té moruno, tal como lo hacen los lugareños. Entonces siéntate con una familia bereber que te invite a degustarlo. No pillarás wifi, pero en cuestión de autenticidad el Starbucks no le llega a la suela de los zapatos.

Si además te gusta andar, lo mejor es hacer todo esto durante una ruta de trekking o senderismo interpretada por un guía local. Durante la experiencia, que puede durar varios días, conocerás los pueblos bereberes del desierto del Sahara o vivirás en primera persona la práctica de la trashumancia junto a los pastores nómadas.

Realizar una travesía en camello por el desierto

Peter O’Toole demostró que se podía montar en camello por el desierto del Sahara sin perder un ápice de elegancia. Si desde que viste Lawrence de Arabia, tú tampoco concibes una aventura en Marruecos de otro modo, no puedes perderte esta experiencia.

Encontrarás desde excursiones de un solo día a safaris que incluyen varias noches en el desierto. Y es sin duda en este tipo de aventura guiada por el Sahara donde sacarás el máximo provecho; ya que además podrás admirar el increíble manto de estrellas que cubre el desierto cuando cae el sol.

Algunos de los parajes más espectaculares para recorrer en camello son Merzuga o M’Hamid. Esta última se conoce como la Puerta del Sahara y cabalgando por allí te sentirás como un auténtico explorador.

Eso sí, ten en cuenta que los recorridos en camello no son apropiados para los meses de verano, cuando el calor es agobiante. En la primavera, además, hay tormentas de arena. Así que lo mejor es viajar al desierto entre septiembre y febrero para poder disfrutarlo sin problemas.

Disfrutar de los deportes extremos en el Atlas

Tú no te andas con remilgos. Para ti el paisaje se disfruta mejor cuando te fundes con él. Eres uno con la roca, o con los ríos. Por eso, eres amante de los deportes extremos allá donde vayas. Este país no iba a ser menos. ¿De qué otra forma, si no, podía estar completa una aventura en Marruecos?

El barranquismo y la escalada, dos deportes cada vez más demandados en todo el mundo, también están viviendo su momento de oro en Marruecos. Las regiones del Alto Atlas y del Anti-Atlas ofrecen rutas de escalada que van desde niveles de aprendizaje hasta únicas para experimentados.

Dos ejemplos espectaculares son las gargantas del Todra o del Dadés, ambas en el Alto Atlas. Puedes informarte sobre ellas en la web de la Real Federación de Esquí y Montañismo de Marruecos.

Por otro lado, si te gusta más estar en remojo, no puedes perderte una visita a la región de Azilal. Podrás descubrir paisajes espectaculares, como las Cascadas de Ouzoud o el Lago de Bin El Ouidane, mientras practicas tu deporte favorito, el barranquismo.

No te prives de nada de ello con esta escapada de barranquismo en la región del Medio Atlas de Marruecos.

Ascender al pico más alto de Marruecos

Hasta cuatro cordilleras se cuentan en Marruecos: el Rif, el Alto Atlas, el Atlas Medio y el Anti-Atlas. En un país con tal relieve montañoso, las opciones para practicar trekking o montañismo son incontables.

Entre todas ellas, la más demandada posiblemente sea la ascensión al monte Toubkal, en el Alto Atlas. Este pico, que supera los 4.160 metros de altitud, es la montaña más alta del país; y su cima puede alcanzarse en apenas dos días.

Aunque la ruta puede realizarse en cualquier época del año, lo mejor sin duda es intentarlo entre abril y noviembre. En estos meses hay menos precipitaciones y las temperaturas son más suaves. En invierno, es muy posible que necesites hacer uso de los crampones y el piolet.

Para ahorrarte complicaciones, únete a esta ruta de trekking para ascender al monte Toubkal y deja que los guías te enseñen como hacerlo.

Deslizarse sobre las olas al sur del país

Como decíamos, Marruecos es contraste. Así que, no solo de montañas se vive. Más de 3.500 kilómetros de costa recorren el país de norte a sur. Aunque aún no recibe la fama que merece para la práctica del surf, el kitesurf o el windsurf.

Encontrarás varios lugares para disfrutar de estos deportes por toda la costa, pero muchos surfistas recomiendan el sur. Bien conocida es, por ejemplo, Esauira, “la ciudad del viento” para practicar kitesurf o windsurf. Si prefieres el surf a secas, los mejores puntos se encuentran cerca de Agadir o de Dakhla.

Además, estas costas son de las más bonitas que se encuentran en Marruecos. Hacer kitesurf o surf en Dakhla te permitirá desconectar del bullicio de otras ciudades entre aguas cristalinas o descubrir parajes asombrosos como la Punta del Dragón.

El caos de las medinas se resiste mejor si después puedes lanzarte a explorar los recónditos parajes del país. Igual que al tomar el té los bereberes buscan el punto óptimo de azúcar, a la aventura en Marruecos hay que otorgarle su justa dosis de adrenalina.

Categorías



Hay 1 comentario

Añadir