Los 10 castillos más espectaculares de España

España es un país impregnado de riqueza natural, cultural e histórica. Ha sido testigo de muchas guerras, traición, amor, conquista… Acontecimientos que hacen de nuestro territorio un lugar único en el que visitar todos y cada uno de sus rincones.

Por ello, te presentamos aquí algunos de los Castillos más impresionantes de España, que te llevarán por un recorrido a lo largo de la historia de nuestro país y enfatizando más en las curiosidades y anécdotas que envuelven estos enclaves.

1. Butrón, un bávaro en tierras vascas


Si eres de los que apoyaba al villano en las películas, no puedes dejar de visitar este castillo en Gatika, Vizcaya. Rodeado de un espeso bosque centenario, se alza una de las estructuras más peculiares en el ámbito castellar. Gran parte de su exotismo reside en la inspiración bávara de su exterior, rara avis donde las haya en la arquitectura castrense de España. Pero no siempre fue así.

Este castillo encuentra sus orígenes en la Edad Media, cuando era apenas una casa-torre del linaje de los Butrón, familia noble de Vizcaya. Sin embargo, no fue hasta el siglo XIX que adquirió su aspecto actual, tras una profunda remodelación al estilo germánico, como delata ese aire fantástico de sus torres y acabados.

Tras un tiempo funcionando como complejo hotelero de ambientación medieval, el castillo cerró y se encuentra actualmente a la venta, dato curioso si te sobran unos cuantos millones de euros. Eso sí, deberás comprometerte a una adecuada conservación, ya que este gigante bávaro forma parte del Patrimonio Histórico Español, y merece mantenerse intacto por muchos años más. Si el castillo de Butrón te deja con ganas de más fantasía, prueba a recorrer el Bosque de Otzarreta… si te atreves.

2. El Alcázar, almirante de Segovia

Coronando la ciudad de Segovia, en lo más alto del más alto cerro, se encuentra uno de los castillos-palacios más distintivos de España e incluso de Europa. La explicación se encuentra en su curiosa forma de proa de barco, aunque a la vista está que no le faltan requisitos para estar en esta lista.

Es más que probable que su construcción sea muy anterior a su primera documentación en el siglo XII, y desde entonces ha sido casi de todo lo que un buen castillo puede ser. Además de ser una de las residencias favoritas de los reyes castellanos, en especial de Alfonso X, ha ejercido también como prisión estatal, centro de artillería, academia militar y museo, función que cumple en la actualidad.

Fueron varias las restauraciones y ampliaciones desde Alfonso X hasta Felipe II, y es a este último al que debemos su aspecto actual, propio de un castillo de cuento de hadas o, según los rumores, de princesas que pierden el zapato. Sea como fuere, desde el exterior herreriano hasta la decoración mudéjar de su interior, el alcázar ofrece tantas maravillas que es imposible no visitarlo. Si quieres verlo desde una perspectiva única, te recomendamos probar los paseos en globo sobre Segovia.

3. Almodóvar del Río, un jardín en alto

Si quieres disfrutar de unas vistas preciosas, ven al Castillo de Almodóvar, en Córdoba. Su historia comienza mucho antes de edificarse, ya que se encuentra en un antiguo emplazamiento íbero-turdetano. Fueron los bereberes los que construyeron el primer castillo en el 760, aunque tuvieron que hacer falta unos cuantos siglos y la ayuda del arquitecto Casanova para conseguir el look actual que tanto nos gusta, con pinceladas culturales musulmanas y cristianas.

El paisaje natural que lo rodea es espectacular y de gran riqueza, lugar que puede ser observado desde el castillo por estar ubicado en una colina, a unos 252 metros junto al río Guadalquivir. La belleza de este castillo es una opinión que comparten los Lannister, o eso evidencian algunos eventos de la penúltima temporada de Juego de Tronos. El reparto quedó alucinado al ver el perfecto estado de la torre y sus jardines.

Actualmente, permite disfrutar en la altitud de unas maravillosas vistas hacia el Río Guadalquivir mientras recorres increíbles aventuras entre paredes de cuatro metros de grosor. ¡Te lo recomendamos!

4. Castillo de Coca, A doble Altura.

Está ubicada en las afueras de la villa de Coca, Segovia, cimentada sobre el meandro del río Voltoya. Es considerado como una de las más hermosas muestras del arte gótico-mudéjar. Impresiona su entrada palaciega, la acústica peculiar de algunas zonas del castillo, el gran foso interior de 560 metros de perímetro, considerado el mejor de Castilla; así como la elegancia que desprende al estar construido de ladrillos.

El conjunto está formado por dos recintos, uno exterior con función defensiva, y otro interior con torres en las esquinas. No solo nos gusta por su espectacular estampa, si no que al adentrarte en su interior encontrarás una romántica historia de amor, protagonizada por el marqués de Cenete. Éste terminó escaldado por las brasas lanzadas desde las almenas, cuando pretendía a una dama.

Después de visitar este impresionante castillo, hay muchas actividades increíbles que puedes hacer.

5. Castillo de Loarre, un desafío a la gravedad

A mil metros, en la montaña pirenaica nos encontramos con El castillo de Loarre, de estilo románico, situado en la provincia de Huesca (Aragón). Si se piensa en un castillo militar, Loarre cumple con todos los requisitos de lo que es un castillo militar español.

Se asienta sobre un promontorio de roca. Esto suponía una gran ventaja defensiva, ya que era difícil acceder a él, sin ser visto desde alguna parte del castillo. Además, está rodeado por una muralla de torreones inclinados protegiendo unas tierras que, en siglos anteriores, fueron cultivada por musulmanes.

Si la tierra pudiera hablar y contar todo lo que ha sucedido sobre ella, quedaríamos anonadados. Cuentan los historiadores que, desde sus inicios hasta la actualidad, el castillo esconde muchos secretos en su interior, historias de romance, negocios, hasta que enterraron al mayor traidor de la historia de España, Rodrigo rey visigodo entre los años 710 y 711. A la entrada de la iglesia para que todos pisotearan sus restos por haber abierto las puertas de la Península a los musulmanes. Increíble, ¿verdad?

6. Castillo de Olite, el palacio hermoso

 

Es una construcción de carácter cortesano y militar edificado durante los siglos XIII y XIV, por Carlos III, en la localidad de Olite, Navarra.

Si te gusta el arte medieval, este palacio te va a encantar. Es considerado uno de los castillos medievales más lujosos de Europa. No hay rey que tenga palacio un castillo más hermoso de habitaciones doradas, en donde no resulta difícil trasladarse al medievo.

Su majestuoso perfil y la elegancia del desorden de su diseño se debe a que su construcción nunca se afrontó como un proyecto «de conjunto», lo que ha hecho que no se conserve su estilo original.

Olite, un pequeño pueblo que al atardecer desprende unas vistas impresionantes de la silueta del palacio, ideal para sacar unas fotos y dejarnos llevar. La biodiversidad de esta provincia es inmensa y te recomendamos seguir disfrutando de ella con un birdwatching en la Selva de Irati y el Pirineo oscense.

7. Castillo de Ponferrada, BASTIÓN TEMPLARIO.

Se sitúa sobre una colina entre los ríos Boeza y Sil, En Ponferrada (Provincia de león). Con una curiosa forma de polígono irregular, se distinguen dos partes diferenciadas: la parte norte, del siglo XII, y el resto, construido a lo largo del siglo XV. En el exterior, en memoria de aquella época, hoy en día hay una enorme tau roja hecha con flores decora los jardines que hay al pie del castillo, junto a la Torre de Moclín y, en un estado ya desgastado por el paso de los años, hay emblemas heráldicos de los Reyes Católicos en las torres.

En tiempos pretéritos el castillo estuvo rodeado por un foso, excepto en la parte noroccidental, donde el río cumplía esa misma función. En el interior existe un grupo de fortificaciones de origen templario. acceso a un patio, al que abren la torre elíptica con dobles y triples defensas formando barbacanas, torres, estancias y un gran patio bajo o albacar.

Antes de entrar en el patio hay un recinto defensivo que conduce a la torre Cabrera, comunicada con la primera línea defensiva de la torre semicircular, destinada a calabozos y a la comunicación con la segunda línea de defensa.

Al terminar la visita de este estupendo castillo poligonal, solo quedaran ganas de quedarse disfrutando un poco más de esta maravillosa provincia de León.

8. Castillo de Manzanares, el Real

Es un palacio-fortaleza de origen medieval que se encuentra en Madrid. Al pie de la sierra de Guadarrama y junto al río Manzanares.

Edificado en el siglo XV sobre una iglesia románico-mudéjar, que quedó integrada dentro de la estructura. En su construcción participó el arquitecto Juan Guas, quien utilizó trazas gótico isabelinas, con influencias hispano-musulmanas.
Concebido como obra clave de la arquitectura renacentista española y cuya utilidad no era la defensa si no un afán de transmitir una imagen de riqueza y poder por lo que en su interior conserva grandes obras de arte, colección de tapices, pinturas, armaduras y muebles de los siglos XVI a XIX.

Este castillo a lo largo del año cambia su atractivo. En verano, por ejemplo, lo iluminan por las noches y hacen juegos de luz cambiantes. No es mala idea visitarlo en cada estación, estamos seguros de que después de verlo por primera vez, querrás volver.

9. Castillo de Bellver, bella vista circular

El castillo de Bellver es una fortificación de estilo gótico mallorquín de Jaime II de Mallorca. Está situado a unos tres kilómetros de la ciudad de Palma de Mallorca. Sobre un monte de 112 metros sobre el nivel del mar, escalando la montaña para poder mostrar las espectaculares vistas a la Bahía de Palma, la ciudad y a la Sierra de Tramuntana.

Se trata de uno de los pocos castillos de toda Europa con un peculiar diseño de color crudo, destacando entre el verde de los bosques que lo rodean su circular silueta. Es el monumento más antiguo dentro del estilo cilíndrico. Combina las necesidades palaciegas con elementos defensivos floreciendo de ello una riqueza cultural y artística. Este castillo ha llegado a ser una cárcel, pero también un lugar sagrado donde el mayor responsable de la fortaleza juraba fidelidad y obediencia a su rey, sacrificando su vida, si hiciera falta para defender el castillo.

Es en el corazón del castillo es donde habita toda su grandeza y exquisitez con unos acabados elegante y refinados.
Una de las maravillas que esconde este castillo es La capilla de San Marcos, pero Mallorca guarda muchas mas que no te puedes perder como Illes Malgrats con una fascinante fauna submarina que puedes disfrutar en esta actividad de snorkel.

10. Castillo de la Mota, sólo para valientes

Cimentado sobre una elevación del terreno, ubicado en la villa de Medina del Campo, Valladolid. Se edificó con el característico ladrillo rojizo propio de la zona. Los Miles de ladrillos que encierran innumerables leyendas, aventuras e inmensos relatos cuya protagonista es Isabel la Católica la cual, pasó sus últimos días en este peculiar castillo.

En la fachada te llamará mucho la atención ver que aun se conservan los impactos de las guerras a las que ha conseguido sobrevivir, mantenerse en perfecto estado. Además de los impactos, la torre y los muros del castillo están llenos de otro tipo de agujeros llamados mechinales que eran los utilizados para instalar los andamios para las tareas de reconstrucción.
El Castillo tiene tres zonas bien diferenciadas: el vestíbulo, El Patio de armas y La Torre del Homenaje, sólo preparado para ser visitado por personas aventureras, ya que las escaleras dan vértigo y el acceso a el, es solo para valientes.

Si te gusta la historia y quieres conocer la herencia que Isabel la Católica dio a este precioso lugar, puedes seguir conociendo la Ruta de Isabel la católica.

Estos y muchos más castillos te esperan por todo el país. Desde Nattule te invitamos a a detenerte por unos segundos y escuchar las increíbles historias que emanan de los ladrillos de estos preciosos castillos. Queremos que lo vivas como nunca antes lo habías hecho. ¿Te atreves? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios.

Hay 4 comentarios

Añadir
  1. 1
    Denys

    Si realmente te gustan los castillos, entonces la aplicación móvil "Mobicastle.com" será tu elección perfecta.
    Hay más de 5000 castillos de 10 países: España, Francia, Alemania, Reino Unido, Irlanda, Polonia, República Checa, Hungría, Ucrania, Eslovaquia.

  2. 2
    Mercedes González

    Buenas. Artículo muy interesante que resume todos los castillos más significativos de España. Sólo me ha sorprendido esta parte en el castillo número 5, Castillo de Loarra "enterraron al mayor traidor de la historia de España, Rodrigo rey visigodo entre los años 710 y 711. A la entrada de la iglesia para que todos pisotearan sus restos por haber abierto las puertas de la Península a los musulmanes". Tengo entendido, y si buscamos por la web encontraremos miles de referencias, que a Rodrigo rey visigodo lo traicionaron los suyos en la batalla de La Janda en el 711 contra el califato omeya. Por tanto, no traicionó en ningún momento, fue traicionado y abandonado, porque entre otras cosas llegó a ser rey de forma, digamos, poco ortodoxa y por la fuerza, y no era querido. Al verse traicionado en la batalla huyó, lo que supuso la primera victoria de los árabes en la península. Como dice el artículo, Rodrigo pudo ser pisoteado en este castillo pero no por ser el traidor, sino por haber perdido la batalla a causa de los verdaderos traidores que lo abandonaron. Por favor, intenten modificar este párrafo del artículo. No vaya ser que me encuentre a personas diciendo que Rodrigo rey visigodo fue un traidor y que abrió las puertas a los árabes.

  3. 3
    Paco

    Estoy de acuerdo con el comentario anterior, es una pequeña torpeza indicar que fue un traidor. Muchos misterios tiene la historia de este rey y sobre todo al final de su vida, pero una cosa fue segura, la conspiración y traicion de ciertos nobles al rey supuso la primera victoria del bando musulman en la batalla de Guadalete y el fin de la era visigoda.

  4. 4
    Medinense

    En el Castillo de la Mota no pasó sus últimos días La Reina Isabel la Católica, murió en él Palacio Testamentario, que está ubicado en la Plaza Mayor, allí hizo testamento y murió.

Hay 1 comentario